Wednesday, June 28, 2006

Un Código de Censura para el Pulp Fiction chileno

Es desde el surgimiento de una expresión mediática masiva y revolucionaria como el cine, que su centinela, la censura, adquiere dimensiones y ámbitos de regulación sencillamente formidables.

De tanto en tanto, asoman por algún espacio de la pauta, apologías acerca de lo que se debe y aquello que no se debe. Modernamente las llamamos "recomendaciones". Las hay de todo orden. Pero convenientemente y para evitar paranoias, me limitaré en esta mirada a preguntas que podríamos hacernos en el orden de los mensajes mediados y sus recomendaciones o derechamente censuras. Amén de relatar que, estando en el lanzamiento del libro "La Televisión por dentro", el Gerente General de El Mercurio ( ya me acordaré de su nombre, pero su apellido era Edwards) hablaba desde los medios, como actor relevante de dicho mercado. Por cierto lo es y merecido tiene estar allí. Lo interesante fue escucharle quejándose de los poderosos y sus presiones recibidas, de todo tipo. Me sorprendió esa noche la capacidad de mirar una dinámica de controles tan exactamente igual a como podría hacerla un teórico de palo Alto, un marxista, un neo postmodernista como Eco. Volvíamos al discurso de los Apocalípticos e Integrados, pero en la voz de un dueño de medio.

Qué es la censura hoy? Sobré qué tipos de mensajes debiera existir un marco de recomendaciones, regulaciones, autocensuras, censuras y otras tantas formas de control? Sobre ningun tipo de mensaje, en ninguna forma?

Requeriremos en algún punto de nuestra parábola histórica de regulaciones, por ejemplo, en el ámbito de la transmisión de señales y mensajes violentos para nuestras audiencias? Llegaremos a estimarlos categóricamente como inductores?. Es o podría ser el dilema futuro: El Rol de los mensajes y sus sustratos. El clásico dilema del Rol de los Medios, probablemente ya esté escrito a esas alturas, será el eterno dilema relatado ante un selecto auditorio por el Sr. Edwards: Las presiones , los controles y las censuras estarán allí en todo tiempo y lugar, en todo orden...¿y en todo mensaje por conclusión?

En 1930 y hasta mediados de los ´60 existió en Estados Unidos de Norteamerica el llamado "Código Hays" Dicho código, fue concebido por Will H. Hays, líder republicano y además cabeza visible de la MPAA, (Motion Picture Association of America) entidad que unía corporativamente a los grandes estudios de Hollywood, en torno a las demandas de censura de los sectores reaccionarios de la sociedad por los contenidos de las películas. Desde esa circunstancia de "demanda ciudadana" surge el famoso Código Hays.

Bytes para un decálogo del deber de los mensajes:

El texto íntegro es fácilmente pezquizable, pero quisiera deternerme en mirar algunas clausulas de semejante obra jurídica. Por una parte, tenemos aquellas que definen un "deber ser" en el ámbito de lo moral "No se autorizará ningún film que pueda rebajar el nivel moral de los espectadores. Nunca se conducirá al espectador a tomar partido por el crimen, el mal, el pecado".

Vendrán luego un par de definiciones que han dado sentido a estas líneas, queriendo averiguar si existen normas o patrones de control sobre los mensajes, y observando tanta presión mediática por informar de la delincuencia, del desdén democrático, de lo mal que hacemos todo, con lujo, detalles,sesos y micrófonos golpeándose por entrevistar a algún Fiscal, vocero o lider.

La norma, dice en torno a la delincuencia... " La ley, natural o humana, no será ridiculizada y la simpatía del auditorio no Irá, hacia aquellos que la violentan. ... La técnica asesinato deberá ser presentada de manera de no suscitar la imitación. ... Los métodos de los criminales no deberán ser presentados con precisión. Las técnicas del robo, de la perforación de cofres y el dinamitado de trenes, minas y edificios, no deben ser detalladas. La utilización de armas de fuego será reducida al mínimo estricto. Y sigue...

Segundos y Bytes para el mensaje de hoy:


Tiempo ha de aquella norma que intentó regular contenidos cinematográficos. Antes la tuvo la prensa escrita, recibió la atención del "censor" que de distintas formas, veladas y explícitas, mediante impuestos al lector o a la imprenta, mediante leyes o simplemente con fuego, defendió las bases de sociedades enteras.

Hoy, intento ponerme en un escenario de discusión frente a la Censura, o menos fuerte, frente a la necesidad de regulación y control del tipo de mensajes que hoy recibimos, desde la TV abierta y por cable y el contenido no desedo recibido por Internet, vinculado a un conjunto de temas: Delincuencia, sexo, drogas... ( daría también espacio para el Rock´n Roll?)

Vendría el dilema ético, por un lado, estarán los "Hay medios porque hay lectores, hay realidades para audiencias. Ergo, la Censura limita y restringe el legítimo derecho humano a informarnos, de nada o de todo".

Por otro se dirá "Al amparo de la libertad de prensa, los periodistas han llevado el relato a terrenos que definen nuevas realidades. Más allá de lo existente, construyen lo que existe. Ya no un imaginario como se enseña en escuelas deperiodismo. Han diseñado un tipo de información que cubre pautas y portadas, que agobia con rostros, malandras, estocadas, o bombas4.

¿Altera tanta realidad la psiquis social?
Lo nuestro siempre fue dar cuenta de la realidad, relatarla, transformarla en noticia probablemente, a lo más replicar un tipo de lectura jerarquizada y entregársela a unos lectores.
Lo nuestro nunca fue inventar, entonces, lo distinto de hoy es la realidad mediada por tipos de mensajes que, fluyendo en la maraña, edifican realidades ¿No está ocurriendo acaso, en estos instantes, un escándalo de proporciones porque la hija de una ex modelo, ex animadora y conductora, ex miss chile y actual conductora de radio, posa "sensual" frente al lente?

Allí la portada, luego vendrán las pantallas, de exactamente 5 canales de televisión abierta. la realidad. Una parte, pequeñísima, dirán muchos, pero esa parte tan pequeñ, copa pautas, explica medios, tomando minutos de acá y de allá logra "cadenas nacionales".

Y me pregunto si como consecuencia de esta libertad, no estaremos edificando las bases para un nuevo código Hays.


Para la RAE, la Censura en términos Psicológicos sería la "Vigilancia que ejercen el yo y el superyó sobre el ello, para impedir el acceso a la conciencia de impulsos nocivos para el equilibrio psíquico".

Thursday, April 20, 2006

Un comodity...¿Incomodity?


El cobre es hoy y más que nunca el sueldo de Chile. Ya desde el año 2005 este comodity chileno ha venido desarrollando una escalada de precio que hoy lo sitúa en torno a los U$3 dólares. Sin embargo, un gran negocio para el país, se está volviendo un "Incomodity".

Ley de Cultos y Cultura ciudadana


Esta es de aquellas proyecciones textualizadas que nacen del alma. Pero también desde la razón individual.

Chile posee una Ley de Culto que permite, por ejemplo, ver en todo lugar a ciudadanos que prefesan su fé. La declaman y la reclaman para otros y, en apariencias, por otros.

En el pase Ahumada, en la Plaza de Armas, a la salida de los bancos, en calles y callejuelas, allí están los creyentes y su fé.

Viva la Fé y larga vida para sus fieles.

En la otra vereda, nosostros los ciudadanos, transeúntes y peatones que en ocasiones nos preguntamos ¿Porqué la libertad de culto, invadió tan groseramente el terreno de lo público?. Tanta libertad terminó por apoderarse de calles, megaparlanteando arrepentimientos y llorando la vida oscura y triste de personas que hasta antes de tomar el micrófono o gritar fuerte, sólo nos ofrecían la mirada fría y cotidiana que todos habitualmente nos damos.

Es buena la fe, para quien la requiera. Pero es mejor su práctica en un templo consagrado. Y aún mejor vivirla desde el propio templo. ¿No es eso lo que somos? ¿Templos?.

Libertad de culto, bendita fe, permitan a quienes profesan a viva voz, una relación más amable y respetuosa con los de la otra vereda.